Títulos de las entradas más recientes

Conociendo el Universo DC

8 de mayo de 2009

The Flash: Rebirth #2

En esta segunda entrega de "The Flash: Rebirth #2" vamos notando algunas cosas del plan de Geoff Johns y Ethan Van Sciver para esta miniserie. Una de las primeras cosas que vemos es que intentan despegarse de los típicos renacimientos, de las historias acostumbradas de regreso de la muerte de los personajes, dándole un tono completamente diferente que dista mucho del glorioso y triunfal retorno que pensábamos inicialmente que haría Barry Allen. En el #1 ya se vislumbraba esta cuestión, pero con este #2 está perfectamente claro y vemos en la página final de este cómic hasta donde llegaron los autores para lograr eso, yendo hacia un terreno peligroso, arriesgado, del que parece imposible volver pero que seguramente volverán; el problema es cómo y eso es una de las cosas que nos mantendrá en vilo durante lo que resta de la miniserie.

Esa página final comporta inicialmente una gran sorpresa, producto del shock que provoca, aunque luego de un breve análisis y repaso de lo que hasta ahora tenemos de historia, notamos que era un tanto predecible, quizás obvio. De cualquier manera, me sorprendí tanto como Wally West al ver lo que allí se ve.

Otra cosa que hacen Johns y Van Sciver, otro de sus objetivos, es presentar a Barry Allen a los lectores que nada saben de él, que bien pueden ser muchos siendo que estuvo muerto por más de veinte años y los que comenzaron a seguir al Universo DC después de su muerte no tienen por qué haber leído los cómics donde Barry era Flash. De este modo, se nos narran rápidamente momentos significativos de su vida, se presentan personajes que eran importantes en sus historias, entre otras cosas.

Por otra parte, no se si soy yo que busco leer entre líneas donde no hay nada que leer, pero creo notar en algunos pensamientos de Barry lo que muchos fans de Flash de la era de Wally deben pensar: "Todo estaba bien antes de que volviera", "no está bien que esté de regreso"; y Johns no sólo refleja eso en las reflexiones del protagonista sino también en el mencionado tono rebuscado e inquietante de la historia.

De cualquier manera, dejando eso a un lado, el misterio que se plantea es interesante y logra atrapar la atención del lector, deseando saber qué pasa en verdad con los velocistas, con la Speed Force, más allá de si Barry regresó para quedarse o no. Con eso la historia resulta muy atractiva, aunque no sea tan agradable el retcon de la infancia de Barry que propone Johns, que se me antoja innecesario e injustificado. Por el lado del arte, Van Sciver (con ayuda del colorista Alex Sinclair, hay que decirlo) sigue luciéndose dibujando a los Flashes corriendo, así como con sus ilustraciones detalladas y expresivas, que logran comunicar independientemente de las palabras. Sin embargo, hay una que otra cosa que no están del todo bien, sólo para demostrar que es humano.

Como conclusión, puedo decir que disfruté de la lectura de este cómic y estoy completamente atrapado por el misterio, aún con las cuestiones que no terminen de gustar que realiza Johns. Asimismo, a pesar de ser realmente inquietante el final, es algo muy bueno que lamentablemente no sucede muy seguido con los cómics de hoy el hecho de quedarnos preocupados por el final de un cómic y por saber como seguirá, como se desenvolverá la trama. En esto Johns es indiscutiblemente bueno.

4 Comments:

had lucid said...

yo quede intrigado , en que momento el black racer se convirtio en black flash?

Mariano P. A. said...

En Final Crisis se mencionó que eran lo mismo y Johns mantuvo ese concepto evidentemente. La idea es que la Muerte, con diferentes encarnaciones, sea siempre una misma entidad.

Asumo que lo que murió, que Barry y Wally ven, no es la Muerte propiamente (aunque sería un simbolismo muy grande e interesante, teniendo en cuenta la relatividad de la muerte en el DCU) sino esa encarnación de la Muerte que es Black Flash.

De cualquier manera, es bastante confuso el tema.

Lucas Costa said...

habría que preguntarle a mark gruenwald (mediante una tabla ouija), la verdad que este número me gusto mas que el primero pero me sigue dando rabia lo mismo de siempre: el retcon innecesario, verlo a barry haciendo cosas que jamás hizo como analizar una escena de un crimen como si fuera batman (insisto con que una de las razones de traerlo es el exito de las series como CSI, así DC tiene un heroe que es policía científico), y sobretodo ver el lifting de Iris. y tb me resulto agradable ver que johns se hizo cargo de los palos respecto de una premisa tan resistida y los incorporo a la historia. saludos y te sigo felicitando por el blog.
www.malditocerrado.blogspot.com

Mariano P. A. said...

Gracias Lucas. Veo que compartimos la opinión, salvo por lo de la escena del crimen que no me molestó tanto, aunque también es una especie de retcon implícito.

Saludos